AUTOR DEL BLOG

Mi nombre es Marcos... o Espinosa, como queráis llamarme.
El tema es que este blog nació para contar las experiencias vividas y por vivir (sobretodo por vivir) en la ciudad noruega de Trondheim, que es donde en el año 2010-2011 voy a pasar diez meses viviendo, admirando la naturaleza, estudiando, conociendo gente y echando de menos a los míos.
Este es mi nombre y este es mi blog... y todos sois bienvenidos, así que sin ningún reparo mandadme comentarios, preguntadme cosas...lo que queráis. Yo trataré de haceros creer que estáis aquí también, conmigo.

Un saludo y... nos vemos en el frío norte!
mdespinosa@gmail.com


Inter-Rail Norrbotten 2010 (Norte de Suecia) (Parte 3/3)


Bueno, esta es ya la tercera y última parte del viaje a Suecia Norte. Las primeras dos partes son:


Estamos ya en el día 12 de Noviembre, los días 10 y 11 los he estado pasando viajando hacia el Este y luego hacia el Norte de Suecia. Finalmente el día 11 por la noche tras bastante retraso llegué a Luleå, donde me esperaba Fran.

Como llegué tarde, y entre que deshacía un poco las cosas, cenábamos y eso, pues no hicimos nada esa noche.

Luleå es una ciudad más bien pequeña para los estándares españoles, aunque en Suecia, esa cantidad de habitantes (45.000) es todo un reto, y más aún con la cercanía al círculo polar ártico. Aun así, la sensación que tiene uno cuando está en esa ciudad es de que estás en medio de la estepa. O sea, la misma que tenía cuando el tren estaba parado en mitad de la nada. La ciudad, en lugar de estar toda concentrada, ser más paseable, ser más caliente, más "mona", pues eligieron un urbanismo atroz, empezaron a construir barrios a kilómetros de distancia al estilo sueco: mi casa bonitamente amueblada de ikea, mi jardín y mi garaje. Entonces, una ciudad así de pequeña se ha convertido en una masa de bosque en la que en los pequeños claros, hay grupos de casas salteadas e irregulares.

A todo esto, hay que sumarle que Luleå está en la desembocadura del río Lule (esto es muy típico en Escandinavia, Umeå la desembocadura del río Ume, Skellefteå, Piteå... incluso Trondheim, que el antiguo nombre era Nidaros, es la desembocadura del río Nid). Y al estar en la desembocadura, pues el paisaje es muy abierto, ya que el río es muy ancho y desemboca en una multitud de islas, parte de las cuales forman la ciudad de Luleå. Además, tiene dos lagos, cosa que aumenta aún más las distancias entre barrios y la sensación de vacío. Aún así, el centro es bastante reticular, como la mayoría de centros de escandinavia ya que por alguna extraña razón, todos se quemaron y se reconstruyeron en piedra hace más o menos un siglo.

Mapa del centro la ciudad de Luleå.


Bueno, después de esta introducción no quiero menospreciar la ciudad de Fran, sólo decir que es una ciudad que está en el quinto pino del mundo y que para los amantes de la naturaleza (como yo) pues es genial, pero hasta a mi me parece extrema, ya que el invierno es muy largo y me estoy dando cuenta incluso en Trondheim de que poco se puede disfrutar de la naturaleza en estas fechas.

Bueno, pues un sitio que tiene Luleå interesante es Gammelstad, que significa "ciudad vieja", y es un pueblecito, que no está en el centro de la ciudad moderna sino que está en las afueras muy afueras. Y es un pueblecito muy mono todo de casas rojas, pequeñas, formando calles radiales hacia el centro, donde se encontraba (y se encuentra) la antigua iglesia. Según me contó Fran, la gente del norte de Suecia, hasta hace poco, vivían todos en casas en el campo, con sus renos, sus animales, sus terrenos llenos de árboles, y cuando llegaba una fecha, todos se reunían en este lugar para celebrar algo, quizá reuniones importantes sobre la región, hacían fiestas para conocerse los unos a los otros y supongo que sería el típico lugar donde los jóvenes encontraban a su sueco o su sueca y se irían a vivir a otro terreno, construirían su propia cabaña y tendrían su propia tierra.

El mapa:


Gammelstad:


La iglesia:


Muy bonito y con un aire "medieval", que ya sé que esto en la edad media no tenía nada que ver con castillos y reinos, pero la sensación y distribución del pueblo te hace recordar imágenes de películas.

Después nos volvimos al centro y como ya se nos había abierto el apetito (en estos países se pasa mucha hambre!) pues nos fuimos a un lugar calentito y donde nos pudiéramos sentar para comernos unos ricos productos de nuestro mejor amigo del hombre después del perro: el cerdo.


Fran dándose cuenta de lo mucho que echa de menos el carrefour:


La gente nos miraba como diciendo "¿de donde habrán sacado esos tíos esas cosas tan suculentas?, mmm como huelen!" Los perros que teníamos detrás se estaban volviendo locos porque seguramente su nariz habría despertado del largo letargo invernal al oler nuestra comida, jejeje.

Después seguimos con la visita del centro de Luleå. La calle comercial, con el paseo en medio:


Hacia el otro sentido:

Estas fotos fueron tomadas a las tres y media de la tarde, para que veáis lo oscuro que está. Luleå está bastante más al norte que Trondheim y anochecía entonces una media hora antes. Ahora en Trondheim (a 13 de diciembre) anochece a las 3 de la tarde.

Como en Noruega el alcohol está carísimo, pues tenía que tomarme una cervecita sueca también allí con Fran, así que nos fuimos a un sitio que conocía: "Las Armas del Obispo" ¿a que sí eh, Fran? jajajaja.


Donde nos tomamos una Eriksberg y otra cosa que no me acuerdo. Bueno, y ya para terminar la visita turística, nos pasamos por la Catedral que era bastante imponente, y como las de estos países, muy bonita al terminar en punta el tejado de la torre.


Ya nos fuimos para casa, y esa noche conocí al resto de erasmus españoles y de otros sitios del mundo. La verdad que majísimos todos, además la universidad les ha cuidado muy bien y aunque un poco lejos, tienen unas casas tremendas de grandes, con salones increibles y zonas comunes para todos, para sentarse, cenar... muy bien organizado, no como en Trondheim que deben tener algún tipo de acuerdo con las inmobiliarias para sacarnos las coronas a los estudiantes. Y mirad que pequeño es el mundo que me encontré allí a una chica que es de mi barrio de Logroño... si es que... ya hasta Europa es un pañuelo.

Paseamos por la parte del puerto antiguo, donde ya estaba el mar helado, y tomé esta fotografía que es de las más bonitas que he hecho. Se puede ampliar. Observad las tonalidades del cielo, decidme o no si la sensación es la de otro planeta.



A la mañana siguiente (día 13 de Noviembre) desde la ventana de la habitación, esto es lo que se ve:


Ese día nos dedicamos a ir a ver la universidad (perdona Fran pero tengo que decirlo) que era diminuta, 5 o 6 edificios de una sola planta, con un paseo principal y distribuidas a ambos lados.


Joe, ese día hacía frío. Entonces, en Trondheim solia hacer unos 5 bajo cero y los 10 bajo cero de este pueblo se me metía en los huesos. Pero eso ya está superado con el Noviembre que hemos tenido jejejeje. Por la tarde poco más, el anfitrión me preparó una comida caliente rica y esa misma tarde me marché en mi largo peregrinaje al sur.

Muchas gracias por todo, Fran.

Mi tren de vuelta, sentido Estocolmo.


Pues iba prácticamente vacío, en mi vagón íbamos 4 personas. Me saqué unos panecillos, una lata de atún en aceite de oliva (que era portugués el atún, eh, no os penséis) y me puse ahí a comer... inundando de aceite todo el ambiente... mmmm.

Y cual es mi sorpresa que al cabo de 30 minutos, veo aparecer a 4 rostros conocidos, 3 chicos y 1 chica que había conocido la noche anterior en la fiesta, los de San Sebastián. Y resulta que iban a Estocolmo a ver a unos colegas. Así que compartíamos tren hasta que yo me bajara a las 4 de la mañana. Me vinieron genial, nos fuimos al vagón cafetería a echar unas partidas a las cartas y a tomar unos tés y cafés hasta que nos dijeron que iban a cerrar el vagón. Después, como en mi sitio no estábamos muchos, pues nos quedamos allí tomando unas cervezas con patatas que tenían ellos de provisiones, y ya a eso de las 2 de la mañana, se fueron hacia sus vagones-cama-habitáculo-zulo-con-literas y yo me quedé en mi sitio, eran dos horitas nada más, y no sabía qeu hacer, si dormirme o no. Finalmente me dormí pero solo un rato.

En mi plan se suponía que iba a bajarme en Bräcke (aaaarrrhhhgggggg) pero ni loco volvía a pisar ese pueblo, así que me bajé más tarde, en Ånge. Que aunque luego tuviera que pasar otra vez por el otro, no quería volver a estar allí. Y bueno, este otro.... pues estaba mejor, pero a las 4 de la mañana qué te podías esperar... 1 chica con atuendos de esquí y otra señora. Los tres en la sala de espera con un banco para cada uno. Esta estación por lo menos tenía baño.

Y nada, el tren... se retrasó ¿cómo no? y estuvimos ahí un poco más de lo debido. Finalmente el tren que venía de Sundsvall pasó por este pueblo y me llevó directamente a mi siguiente destino: Østersund.

Pero es que ya al llegar a Østersund estaba tan sumamente cansado de tanto viaje en tren, dormir en el colchoncillo que tenía Fran... que pasé de la ciudad al ver el tren que llevaba a Trondheim aparcado justo en la misma vía... y no me lo pensé dos veces. Aunque tenía el billete para 16 horas después, me monté y le dije al trenero que si podía usarlo y me dijo que suponía que si, pero que eso era para la parte noruega, en la sueca no tenía ningún problema por tener el interrail, así que que me monté y listo. Más tarde no hubo problema ninguno y finalmente llegué a casa el domingo 14 de Noviembre por la mañana. Más bien que bien.

Otra imagen del recorrido:


El viaje fue una experiencia fantástica, porque fue algo que surgió de pronto, pero era el resultado de muchos deseos que había tenido hasta entonces, el viajar en tren y dormir en él, el ver lugares que realmente no tienen mucho atractivo para otras personas, pero para mi, el hecho de no ser un sitio especial, también me llama, porque soy de los pocos que lo han visto. Y la posibilidad de unir todo en un inter-rail y ver a Fran. La verdad que fue magnífico.

Al final me sobró un dia de interrail que podría haberlo usado para ir a suecia algún día, ya que tenía un mes, pero con esto de los exámenes y el frío que hizo después, pues no me llamó la idea.

La siguiente experiencia trenera espero que sea el viaje por el Sur de suecia con mi compañera de piso, con Caitlin, con los rusos, etc. Y si es posible, ir a ver a otro compañero que está en una ciudad de allí: Linköping. Pero eso ya en el segundo cuatrimestre. Hasta entonces, aún quedan muchas cosas por vivir.

Un saludo a todos
Hasta otra.
Marcos

5 comentarios:

Caitlin dijo...

Que genial parecen tus aventuras! Si, tengo ganas de visitar el sur de suecia--cuando lo pasa para ti solo me mandes un email y nos vamos! Posiblemente cuando hay un poco mas calor :-)

Marck Swiety dijo...

ey marcos, que tal? jaja, oye, tengo planes de ir a verte en febrero, dime que tal te van las fechas del 24 o 25 al 3 de marzo, mas o menos.

Anónimo dijo...

Marcos, vas a tener que abandonar las clases de noruego y volver a las de inglés :) ... arms es brazos, no armas.

Marianø

Anónimo dijo...

Rectifico,

arms puede ser brazos o armas, ¿cómo saber si es uno u otro? me imagino que por el contexto, ¿lo preguntaste?

Marcos Diago dijo...

Hola Mariano!
No te había contestado porque estaba por las tundras, pero veo que llegaste a la misma conclusión tú solito.

Realmente tuvimos esa misma conversación, si sería armas o brazos, además, por ello estaba el título entre comillas y había un "jajaja" detrás :)

Puede que las armas del obispo fueran las cervezas... o que con sus brazos levantaba muchas... a saber.

Un saludo
Marcos

PD: pronto post de Laponia

Publicar un comentario

Puedes comentar libremente este post
Si no tienes una cuenta de blogger, símplemente busca "Anónimo" o "nombre/url" en "Comentar como" y escríbeme